31 mayo 2010

CORPUS CHRISTI


28 mayo 2010

" Deja que el Misterio de la Santísima Trinidad ilumine tu vida "



Queridos hermanos:
Estamos hoy celebrando la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Nos dice San Pablo: “la gracia del señor Jesucristo, el amor de Dios Padre y la comunión del Espíritu Santo esté siempre con ustedes”.


Es la solemnidad del misterio más grande que hay en la fe católica, porque la Santísima Trinidad nos viene a explicar cómo es Dios, un misterio que mi inteligencia no alcanza a comprender.


Cuando quiero saber cómo es Dios mi inteligencia se queda pequeñita, no puedo entenderlo porque mi cabeza no tiene suficiente fuerza. Él es Dios, mi Creador. Sin embargo tengo caminos para acercarme. ¿Quién me dio esos caminos? La revelación. Jesucristo cuando vino a la tierra nos dijo que hay un Dios Padre, un Dios Hijo y un Dios Espíritu Santo, tres personas, un solo Dios.
Si no lo hubiera dicho, quien puede imaginárselo. ¿Acaso yo soy tres personas y un solo Cardenal? ¿Acaso tú eres tres personas y tienes un solo nombre? No. Somos una persona única. En Dios hay tres personas pero hay un solo Dios. ¿Cómo lo sé? Porque Jesucristo, Hijo de Dios, me lo enseñó.


Y la Iglesia recogió ese misterio y lo enseña desde el principio. Dios se reveló a través de su hijo. ¿Qué cosa es su hijo? El Verbo, la palabra, el Hijo de Dios, y eso nos lo dice el Evangelio. Por eso la lectura, la meditación frecuente de la palabra de Dios, del evangelio nos enseña un poco cómo es Dios.


El Espíritu Santo habita en tu alma
Jesucristo también nos dijo: yo me voy a ir -efectivamente se fue a los cielos,ya lo hemos celebrado- pero cuando yo me vaya les voy a enviar a la tercera persona de la Santísima Trinidad, al Espíritu Santo.


Ya no se hace carne ese espíritu, pero es un espíritu que aconseja, acompaña, fortalece y por eso también viene la gran responsabilidad. Hacer oración para escuchar al Espíritu Santo que habita en el alma. ¿Desde cuándo? Desde el bautizo. No es de piedra, no es de carne, no es alto, no es bajo, ¡es espíritu! Y ¿dónde está el espíritu? En el alma.


Siempre me pongo a pensar: pero ¿la gente sabrá que es el alma de manera fácil?. Te hago una pregunta: ¿dónde está el amor hacia tu hijo? En tu dedo, en tu ojo, en la nariz. ¿Dónde está el amor a tu esposo, el cariño hacia tus amigos, la afición al deporte, la alegría, el dolor o la pena?
Todo eso, hermanos, está en el espíritu, en el alma. El alma es el depósito donde están todos aquellos sentimientos, actitudes, principios, valores morales. En esa alma hay un maestro y ese maestro que es el Espíritu Santo te habla y da clases en esa escuela y te recuerda las palabras de Jesucristo ahora.


Tenemos al Padre que tanto nos ama que envía su palabra a través del Hijo. El Hijo que sabe que a través de los siglos se van a olvidar de Él, nos envía –junto al Padre- al Espíritu Santo para que tu conciencia y oración te permitan conocer un poquito quien es la Santísima Trinidad.


El misterio ilumina el conocimiento


Ante este panorama te cuento esta frase que no es fácil entender: “no es el conocimiento el que ilumina el misterio de la Santísima Trinidad, sino que es el misterio el que ilumina el conocimiento”. ¿De qué te estoy hablando? De la fe. “Creo para entender; entiende porque creo”, lo decía san Agustín.


Entonces no hay que estar todo el tiempo dudando, investigando, queriendo demostrar todo. Deja que ese misterio de la fe ilumine, y verás cómo entiendes que Dios es tu Padre, que Jesucristo es tu hermano y que el Espíritu Santo es el gran consolador y el gran compañero.
Dios nos escucha porque nos ama


Alimenta tu fe con la oración, esto que nos reveló Jesucristo, la Santísima Trinidad es una familia, donde hay un padre, un hijo y hay un amor del padre y del hijo. Por eso la “familia que reza unida, permanece unida”. Tantas veces se piensa que no se es tan bueno para rezar. Cuando Dios te habla te hace bueno, no es porque tú seas bueno Dios te ama. Pensar eso es mucha soberbia.
Dios amándonos nos hace buenos, no es porque seamos buenos que merecemos que Dios nos escuche. ¡No! Dios nos escucha porque nos ama y porque nos ama somos buenos, simplemente no lo rechaces. No dejes que a veces el demonio te diga por la soberbia: no quiero rezar, no quiero pedir perdón, no quiero asistir a la misa. ¡No! Abre tu corazón, deja que te amen y cuando te ama, aunque estés lleno de pecados, verás como te hace bueno y te dice: ¡acércate a la confesión, vuelve a empezar tu vida!


Esto supone mucha fe y humildad. Finalmente, todos tenemos una vida y es eterna, no acaba en esta tierra ni en el cementerio, por lo tanto te juegas si la eternidad va a ser alegría o la eternidad va ser sufrimiento porque hay premio y hay castigo. Esa vida eterna ilumina este conocimiento del misterio de la Santísima Trinidad.

Justamente que Dios Padre y Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y Santa María te bendigan.

( CARDENAL CIPRIANI, ARZOBISPO DE LIMA, EL 22/05/05 )

21 mayo 2010

DOMINGO 22 DE MAYO: PENTECOSTÉS.

( Fotografía obtenida en la Plaza de las Apariciones, abril de 2.009 )
”El pueblo latinoamericano sabe todo esto. La Iglesia es consciente de que ‘lo que importa es evangelizar no de una manera decorativa, como un barniz superficial’ (EN 20). Esa Iglesia, que con nueva lucidez y decisión quiere evangelizar en lo hondo, en la raíz, en la cultura del pueblo, se vuelve a María para que el Evangelio se haga más carne, más corazón de América Latina. Ésta es la hora de María, tiempo de un nuevo Pentecostés que ella preside con su oración, cuando, bajo el influjo del Espíritu Santo, inicia la Iglesia un nuevo tramo en su peregrinar. Que María sea en este camino ‘estrella de la Evangelización siempre renovada’” (Documento de Puebla, 303).

Lectura de los Hechos de los apóstoles.
(Hech 2, 1-11)

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse. Había en Jerusalén judíos piadosos, venidos de todas las naciones del mundo. Al oírse este ruido, se congregó la multitud y se llenó de asombro, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. Con gran admiración y estupor decían: “¿Acaso estos hombres que hablan no son todos galileos? ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye en su propia lengua? Partos, medos y elamitas, los que habitamos en la Mesopotamia o en la misma Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia Menor, en Frigia y Panfilia, en Egipto, en la Libia Cirenaica, los peregrinos de Roma, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios”.
Palabra de Dios.

EL ESPÍRITU SANTO IMPULSÓ, GOBIERNA Y RENUEVA DÍA A DÍA TODA LA IGLESIA, TODOS NUESTROS CORAZONES Y ACCIONES DIARIAS OFRECIDAS A DIOS.

NO PONGAMOS UN “PARAGUAS”, DEJEMOS QUE SU FUEGO LLENE DE CALOR NUESTRO INTERIOR, QUE SU AIRE TIBIO NOS SANE Y RECUPEREMOS LA VIDA QUE SE NOS HA DADO. COMO EN UN CUENTO DE NIÑOS, EN EL QUE LOS DIBUJOS ESTÁTICOS, FRÍOS, PERO POTENCIALMENTE BELLOS, COBRAN VIDA.

“Había una vez unos dibujos que vivían inmóviles en las páginas de un cuaderno viejo.Uno era un tigre, con sus franjas de colores, otro era una pequeña hormiga colorada, de esas que pican fuerte, y por último se encontraba Rita, una nena de unos diez años.Los tres estaban fijos, en medio de un jardín zoológico, también dibujado, pero quieto.Rita, con sus ojos grandes, miraba al tigre, mientras la hormiguita estaba sobre uno de los pies de Rita.Por años y años esta imagen permaneció congelada, siempre igual, y los dibujos estaban ya cansados y aburridos.A veces, el tigre soñaba con que se movía, retornaba a la selva y corría junto a otros animales en libertad.Rita, por otra parte, sentía interés por mirar otras cosas, pero sus ojos no podían apartarse del tigre; y la hormiguita estaba cansada de estar a punto de picar a Rita durante tantos años y no poder hacerlo.Un día, llegó al lugar un hombre que se dedicaba a realizar películas infantiles y se puso a hojear el viejo cuaderno. Al encontrarse con los dibujos, se sorprendió de lo bien hechos que estaban, de lo simpáticos que eran y de las posibilidades de vida que parecían tener a pesar de su quietud.Entonces decidió darles animación y convirtió a los personajes de nuestra historia en “dibujos animados”.Y fue como si les hubiera dado un corazón.Ahora podían hacer mas cosas, podían vivir otras historias y alegrar con ellas a muchos niños de distintos puntos del planeta. Así es como nuestros amigos se sintieron llenos de vida y pudieron hacer realidad sus sueños”.

(”Los dibujos que soñaban con ser animados”, Caminantes- Catequesis 5 EGB – edb)

Por intercesión de María, Virgen nuestra de Lanús,envía al Espíritu Santo

Divino Padre Eterno, en nombre de Jesucristo
y por la intercesión de la Siempre Virgen María;
envía a mi corazón al Espíritu Santo.

Espíritu Santo, Dios de infinita caridad, dame Tu Santo Amor.
Espíritu Santo, Dios de las virtudes;
conviérteme.
Espíritu Santo, Fuente de luces celestes;
disipa mi ignorancia.

Espíritu Santo, Dios de infinita pureza;
santifica mi alma.

Espíritu Santo, que habitas en mi alma,
transfórmala y hazla toda tuya.

Espíritu Santo, Amor sustancial del Padre y del Hijo,
permanece siempre en mi corazón.
¡ FELIZ PENTECOSTÉS !

18 mayo 2010

MONSEÑOR FRASSIA INVITA A CELEBRAR EL BICENTENARIO DE LA PATRIA

El 0bispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Frassia, invitó a la comunidad diocesana a participar del solemne Te Deum que presidirá el 25 de mayo, a las 9.30, en la catedral Nuestra Señora de la Asunción (San Martín 705, Avellaneda). En esa liturgia, explicó, “daremos gracias a Dios rememorando los acontecimientos que nos dieron libertad, reafirmando nuestra identidad a partir de las raíces cristianas de nuestra cultura, con un compromiso renovado a favor de la reconciliación y el bien común de los argentinos”. “El Bicentenario de la emancipación nacional que estamos celebrando, es un acontecimiento histórico del que la Iglesia, que acompañó desde los orígenes este proceso, no puede estar al margen”, subrayó.+

15 mayo 2010

ASCENCIÓN DEL SEÑOR- 16 DE MAYO- " ... Y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y hasta los confines de la tierra... "

Esta solemnidad ha sido trasladada al domingo 7º de Pascua desde su día originario, el jueves de la 6º semana de Pascua, cuando se cumplen los cuarenta días después de la resurrección, conforme al relato de san Lucas en su Evangelio y en los Hechos de los Apóstoles; pero sigue conservando el simbolismo de la cuarentena: como el Pueblo de Dios anduvo cuarenta días en su Éxodo del desierto hasta llegar a la tierra prometida, así Jesús cumple su Exodo pascual en cuarenta días de apariciones y enseñanzas hasta ir al Padre. La Ascensión es un momento más del único misterio pascual de la muerte y resurrección de Jesucristo, y expresa sobre todo la dimensión de exaltación y glorificación de la naturaleza humana de Jesús como contrapunto a la humillación padecida en la pasión, muerte y sepultura.

Al contemplar la ascensión de su Señor a la gloria del Padre, los discípulos quedaron asombrados, porque no entendían las Escrituras antes del don del Espíritu, y miraban hacia lo alto. Intervienen dos hombres vestidos de blanco, es una teofanía, la misma de los dos hombres que Lucas describe en el sepulcro (24,4). En ellos la Iglesia Madre judeo-cristiana veía acertadamente la forma simbólica de la divina presencia del Padre, que son Cristo y el Espíritu. Las palabras de los dos hombres son fundamentales: Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse (Hechos 1,11). En un exceso de amor semejante al que le llevó al sacrificio, el Señor volverá para tomar a los suyos y para estar con ellos para siempre; y se mostrará como imagen perfecta de Dios, como icono transformante por obra del Espíritu, para volvernos semejantes a él, para contemplarlo tal como él es (1 Juan 3,1-12). Contemplando en la liturgia el icono del Señor – sobre todo en la Eucaristía – intuimos el rostro de Dios tal como es y como lo veremos eternamente. Y lo invocamos para que venga ahora y siempre.

En el relato de este misterio según el Evangelio de san Mateo (28,19-20), el Señor envía a los discípulos a proclamar y a realizar la salvación, según el triple ministerio de la Iglesia: pastoral, litúrgico y magisterial: Id y haced discípulos de todos los pueblos (por el anuncio profético y el gobierno pastoral, formando y desarrollando la vida de la Iglesia), bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo (aplicándoles la salvación, introduciendo sacramentalmente en la Iglesia); y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado (mediante el magisterio apostólico y la vida en la caridad, el gran mandato). Se está cumpliendo el plan de Dios, y la salvación, anunciada primero a Israel, es proclamada a todos los pueblos. En esta obra de conversión universal, por larga y laboriosa que pueda ser, el Resucitado estará vivo y operante en medio de los suyos: Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

El misterio
La lectura apostólica que propone la Iglesia interpreta perfectamente el acontecimiento de la Ascensión del Señor, adentrándonos en el misterio del ingreso del resucitado en el santuario celeste. Ahora podemos decir con el canto del Santo que los cielos y la tierra están llenos de la gloria de Dios (En Isaías 6,3 sólo se nombraba a la tierra). Ahora, con la ascensión de la humanidad del Hijo de Dios, conmemorada en el misterio litúrgico, sobre la que reposa la gloria del Padre, adorada por los ángeles, también nosotros somos unidos por la gracia a esta alabanza eterna, en el cielo y en la tierra. Estamos en el penúltimo momento del misterio pascual, antes de la donación del Espíritu Santo al cumplirse los días de la cincuentena, el Pentecostés.

La vida cristiana
Las oraciones de esta solemnidad piden que permanezcamos fieles a la doble condición de la vida cristiana, orientada simultáneamente a las realidades temporales y a las eternas. Esta es la vida en la Iglesia , comprometida en la acción y constante en la contemplación. Porque Cristo, levantado en alto sobre la tierra, atrajo hacia sí a todos los hombres; resucitando de entre los muertos envió a su Espíritu vivificador sobre sus discípulos y por él constituyó a su Cuerpo que es la Iglesia, como sacramento universal de salvación; estando sentado a la derecha del Padre, sin cesar actúa en el mundo para conducir a los hombres a su Iglesia y por Ella unirlos a sí más estrechamente y, alimentándolos con su propio Cuerpo y Sangre, hacerlos partícipes de su vida gloriosa. Instruidos por la fe acerca del sentido de nuestra vida temporal, al mismo tiempo, con la esperanza de los bienes futuros, llevamos a cabo la obra que el Padre nos ha confiado en el mundo y labramos nuestra salvación (Vaticano II, Lumen gentium 48).

11 mayo 2010

TESTIMONIO DEL 7 DE MAYO DE 2.010

Llegamos antes de las tres y había unas 100 personas, mayormente grupos de señoras que venían de distintos lugares… Un ratito antes de las 4, se rezó la coronilla del Espíritu Santo, ya con mucha más gente y un silencio y un sol tibio que creó un estado de paz espiritual notable.

Cerca de 4 y media empezó la Misa, que la celebró el Padre Jorge, de San José de los Obreros de Gerli, a quien tuvimos el gusto de conocer. El curita empezó la Misa con tres fuertes ¡ Viva la Virgen !… se presentó, siguió la liturgia de la Palabra e inció su homillía preguntándose qué buscamos los Católicos en María, por qué vamos a la Plaza a buscar a María…

De golpe, frente al altar, una persona con mucho dolor, angustia y bronca comenzó a gritar. Creo haber escuchado que hacía poco había fallecido su joven hijo. El Padre, con gran ternura y ante la gente conmocionada, le decía: “están con él, están con él, Jesús y la Virgen están a su lado”…

El Padre Jorge quedó emocionado y viró su homilía hacia el tema de la vida y de la muerte contando su experiencia personal, cuando siendo seminarista murió su hermano en un accidente, joven padre de familia, y nos explicó que hay que rezar mucho para entender tanto dolor y convertirlo en esperanza de resurrección y encuentro con quienes amamos y ya no están. Ante centenares de ojos llenos de lágrimas, cerró la homilía, mostrándonos que ” María desciende en esta Plaza, está acá con nosostros y que vamos allí para que nos lleve directamente a Jesús. Y que ese es el objetivo de cada Aparición. María es la Iglesia misma, es la figura de la Iglesia. Que no hay Iglesia sin María.”

El sacerdote dió la bendición, dijo “Ave María Purísima” y comenzamos a rezar el Avemaría, toda la plaza de rodillas…

Y el sol que danzaba, ya cerca de las 6…. Al finalizar la Celebración, empezó a a bajar una niebla anaranjada, el sol se movía como nunca y descendió, sobre el fondo de la Plaza, UNA PALOMA INMENSA, COMO DEL TAMAÑO DE 4 PALOMAS JUNTAS, PLATEADA. BAJÓ EN ZIG ZAG Y LENTAMENTE…LOS QUE LO VIMOS NOS QUEDAMOS MUDOS Y ESTUPEFACTOS Y NO ATINAMOS A SACAR FOTOS, AL MENOS LOS QUE ESTABAN A MI ALREDEDOR. Un regalo de la Virgen QUE NOS QUEDA PARA TODA LA VIDA…

Justamente, Antonio ( del cenáculo ) habló inmediatamete de los signos que ocurren en la Plaza. Volvió a recalacar que son regalos de María y que para quienes lo reciben, “no les es gratis”, ya que SON SIGNOS para convertir los corazones y ser testigos de su mensaje.

Después se rezó el Rosario Meditado y se notó el “intercambio” de gente… Muchos grupos se iban y llegaba gente, de trabajar o estudiar, evidentemente… Fue un Rosario lleno de perfume de la Virgen… Regalaron el Rosario del Espiritu Santo, con la enseñanza de cómo rezar la coronilla.

En un frío anochecer, volvimos a nuestras casas renovados por SU PRESENCIA, esperando la Fiesta de Pentecostés que ya se acerca y quedó el trabajo de los servidores y el cenáculo. Y el fruto de la solidaridad que dejó varias cajas y bolsas llenas de ropas y alimentos para los comedores de Don Orione.

Un saludo fraternal a todos los visitantes del sitio. Les dejamos un video con algunas vivencias de este día, EN EL LINK: http://www.youtube.com/watch?v=_2fO4bnf7ik


ALABADO SEA JESUCRISTO.

04 mayo 2010

VIERNES 7 DE MAYO: NUEVO ENCUENTRO EN LA PLAZA DE LAS APARICIONES

(Imagen obtenida por Elizabeth, peregrina de la plaza, el 7/02/2.010)ESTE VIERNES, 7 DE MAYO, NOS REENCONTRAMOS CON NUESTRA MADRE DE LANÚS.
CONVIENE LLEGAR A LAS 15 HS.
* CONFESIONES, ROSARIO MEDITADO Y SANTA MISA.
* VISITAS A LAS IMÁGENES, ENTREGA DE ESTAMPAS Y PÉTALOS BENDECIDOS.
*PODREMOS RECIBIR AGUA DE LA FUENTE, QUE LA MISMA VIRGEN LE PIDIÓ A MARCIA.
* EL CENÁCULO NOS PIDE QUE RECORDEMOS LLEVAR ROSAS PARA OFRECERLE Y ALIMENTOS NO PERECEDEROS Y/O ROPA EN BUEN ESTADO, QUE SERÁN ENTREGADOS AL PADRE GABRIEL PARA LOS COMEDORES DE SU PARROQUIA DON ORIONE, DE VILLA DOMÍNICO.
<>
¡¡¡SANTA MARÍA DEL ESPÍRITU SANTO, PRESENTE ALLÍ CADA DÍA 7 NOS ESPERA!!!